miércoles, 18 de mayo de 2016

Alegre despertar

Sonó mi despertador. 

Mientras me desperezaba, recordé que me pediste antes de acostarnos que te despertara. Tu móvil averiado no te podía despertar y necesitabas levantarte pronto para ir a trabajar.

Con lentitud me levanté y, dejando a mi mujer dormida en la cama, me dirigí a la habitación del piso superior donde sueles dormir cuando te quedas en nuestra casa.

Subí de forma cansina los escalones sin que, mi aún adormilada mente, pudiera llegar a imaginar lo que me encontraría al abrir la puerta. Me acerqué lentamente hasta la cama y encendí la lamparilla de la mesita. Lo que se iluminó a continuación, despertó repentinamente todos mis sentidos…

La sábana, sólo cubría tus piernas, dejando al descubierto tu cuerpo que, de espaldas a mí, se mostraba semidesnudo con un tanga blanco como toda prenda de dormir. Durante unos segundos eternos, contemplé tus nalgas perfectas de redondez. Me deleité contemplándolas e inclinándome hacia ellas, acerqué mi nariz en su intersección para intentar captar el aroma que desprendía, quedándome totalmente embriagado…

Mi mirada ascendió por tu espalda, y me fijé en cómo se aplastaban tus pechos sobre el colchón. Asegurándome de que aún dormías, acaricié mi ya dura herramienta sobre el bóxer. Un par de caricias y me sobrevino de improviso. Era tal la excitación que sentía, que fui incapaz de contener una abundante corrida. Me maldije a mi mismo por no haber podido prolongar el momento…

Con sumo cuidado, para evitarte un momento apurado, lentamente te tapé dejando la sábana en la mitad de tu espalda, y posando mi mano en tu cadera, justo en el inicio de las nalgas que acababan de llevarme al orgasmo, te zarandeé suavemente varias veces pronunciando suavemente tu nombre. Te giraste hacia mí con los ojos aún cerrados y, al levantar el brazo para frotártelos, me regalaste otro momento que quedó grabado a fuego en mi mente. Tu movimiento hizo que, tu perfecto pecho derecho, quedara al descubierto, balanceándose suavemente ante mis ojos…


Antes de que abrieras definitivamente los ojos y te dieras cuenta, tanto de que tu pecho estuviera descubierto, como de que mi bóxer se encontrara enormemente abultado y manchado… me giré y abandoné la habitación, maldiciéndome por haber dejado mi móvil en mi mesita… 



4 comentarios:

  1. Despertares así son un maravilloso comienzo para un duro día de trabajo, en el que seguro acompaña a lo largo del día, tan dulce y exquisita imagen…y el desenlace de dicho momento…

    Tus letras palpitan…

    Un placer y mil Bsoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, una imagen que perdurará eternamente...
      El placer es mío... Besos.

      Eliminar
  2. ¿Sabes que he ido imaginando la escena? y me encantó la manera tan sensual que has tenido de narrarlo, y vi ese pecho desnudo y también hasta tu boxer abultado y manchado.

    Un placer leerte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá te haya excitado tanto como a mí...
      El placer es mío. Besos.

      Eliminar